11 mayo 2017

De Remisos y Lenguaje

                                                                                                           Imágen de Google




Cuesta mucho dejar atrás costumbres
que grabaron con zacho en nuestras vidas
ritos inmóviles, modas surgidas
en base de rutina y mansedumbres.

Si pasados los años alguien quiere
reivindicar un uso inadecuado
que al morfema y lexema se le ha dado
y con reclamaciones irrumpiere,

preséntese con casco y cachiporra
dispuesto a la batalla y al combate
porque le meterán en un entuerto,

le mentarán “la miembra”, por supuesto,
y seguirán ahondando en el dislate
de querer que el lenguaje sea algo muerto.

Alegan que es así desde el colegio…
Y de paso, conservan privilegio.


Luisa Arellano





20 febrero 2017

ABISMO



 
No me valen los sueños para calmar el hambre
ni una quimera arropa el cuerpo de inclemencias
la conciencia no es llave para abrir la despensa
ni la justicia albarcas para los pies descalzos,

las palabras se enredan y anudan los tasajos
del hombre correoso de espalda dolorida
que habita la crudeza de la jaula que algunos
rebozados en gozos, sinuosos exhiben

y negando la sal se propagan aquellos
que portan la guadaña disfrazada de árbol
a la espera dichosa de un reino y de los cielos,

una escala indeleble ha nacido en sus manos
y entre arengas cosechan parabienes y goces
de un camino ficticio con peldaños de nieve.


Luisa Arellano

20/02/2017

14 febrero 2017

AQUEL SAN VALENTÍN




 Ahora pienso que fue un sueño imposible
que nunca paseamos de la mano
ni apoyamos suave la cabeza en el hombro del otro.
Que nunca degustamos bocadillo y vino de la tierra
en aquel apartado chiringuito con dueño disparate
de cuento e increíbles anécdotas.
O las rutas ansiosas
y los encuentros locos
que salvaban nuestras razones turbias.
Es como si le hubiera ocurrido al vecino,
como si los momentos no se hubiesen quemado en la hoguera
de las complicidades,
o en las largas esperas de estación de autobuses
que se hicieron amigas.
La vida -y su torpeza- discurrió sin permiso
y puso cerradura a los cielos
mientras los toboganes descendían
y se iban convirtiendo
en realidades…

***
Luisa Arellano
14/02/2017