05 diciembre 2016

BULLA












Imagen de Internet


Tristes días para gozar la vida,
oscuridades gratis,
augurios gangrenados,

los niños tienen hambre, dolor y frío.

Triunfa Pilatos lavándose las manos,
y la miseria teje 
telarañas de roña en las conciencias.

Fuera se exhibe el siglo XXI.

De nuevo los jinetes cabalgan
y el polvo ciega.




Luisa Arellano 5 diciembre 2016

03 diciembre 2016

DE GUARDIANES














Imágen de Internet.


Mi pequeño balcón tiene la niebla
prendida en exclusiva

se resiste a dejarla escapar, 
a que el sol de realce a los patos del lago,
a la farola opaca de inclemencias,
o a los enamorados
que se arrullan impasibles al frío
en un rincón del parque,

como si pretendiera
conservar los silencios,
para cuando me habiten los días farragosos 
y sus dientes.



Luisa Arellano 03 diciembre 2016


30 noviembre 2016

CONSOLIDACIÓN













Es tiempo de silencios
de lagunas sin caballitos de mar
ni sonrisas de angelitos bodoque.

Es tiempo de caminar a tientas
por todos los recuerdos de un cuaderno 
plagado de borrones

sin importar las horas, sin que las manos rilen
y el sudor de la frente nos descubra cansados

es tiempo de palparnos
por si acaso no estamos en comunión perfecta 
con todos los que fuimos.




Luisa Arellano 30 noviembre 2016

30 octubre 2016

DE MEMORIA Y MENCIÓN




Estábamos allí
y bajamos por la senda perversa
que nos llevaba, fijo,
hacia ninguna parte

bebimos y aplacamos la sed
aquella sed eterna
de los deshilachados

Acabamos al filo
huyendo del mañana y su inquietud
y de la noche y sus oscuridades,
soñando solo ser
una palabra, un verso,
un poema de amor
i
 n
  c
   o
    m
     p
      r
     e 
    n 
   d
  i
 d
o


L. Arellano

30/10/16

04 mayo 2016

LA APUESTA


Puente en el Pantano de Valdecañas, (Imágen propiedad de L. Arellano)

Aquella mañana el teléfono no había dejado de sonar, los expedientes se acumulaban en su mesa y al comprobarlo comenzó a sentir una terrible sensación de ahogo a la vez que se nublaba todo a su alrededor. Se acomodó en el sillón aferrándose a los brazos del mismo con ansia, mientras la engullía un oscuro torbellino y su cuerpo se llenaba de sudor frío.

Despertó de repente e intentó llevarse las manos al pecho. Colgaba boca abajo, prendida de los pies y se balanceaba de un lado a otro del paisaje lleno de árboles y del susurro del agua que no lograba ver. Entonces recordó su apuesta con Paco: ¿Qué no soy capaz de saltar desde el puente?



Luisa Arellano

01 abril 2016

MENSAJE SIN BOTELLA



Te diluyes en la distancia
de las imposiciones
y costumbres

caminas aún
por las fantasías pendientes de poblar,
aterrizas entre las risas de lo posible
y el amaranto secular de tu eco
no caduca

ven

sigues siendo real
aunque no existas.



L. Arellano

21 marzo 2016

CONTEXTO


El tiempo nos engaña
mientras corre irredento y se consume
por el filo de ignotos horizontes.

Vagamos cada día, cada segundo acaso,
pretendiendo la voz o todas las esencias,
queriendo organizar desatinos ajenos
con dedos presurosos
y nos engulle siempre
sin remedio.

De todo hace mil años
al nacer la consciencia.


Luisa Arellano




18 mayo 2015

MOCIÓN



Hizo como si nada
dimitió de sus besos cuando llegó la hora
y arropó los recuerdos y risas
con bolas de alcanfor,

nada sucedió luego
salvo el aniversario de la no despedida
de una historia de amor exonerada.



Luisa Arellano

17 mayo 2015

METAPOEMA RIPIOSO


Nada nos hará pensar
que pretende el escritor
volverse trascendental
a través de su escritura

sucede que la palabra
recién parida se ausenta
de la matriz de su autor
sin decir siquiera: ¡adiós!

y en el albero del mundo
hasta los ripios se tornan
en pensamientos profundos
que descastados reniegan
del autor que les dio vida,

porque es el medio,
no el fin,
lo que su magín trajina.



Luisa Arellano 2015

21 abril 2015

JAQUE




No está el alba dispuesta

jamás para los pobres


todo es luto y astilla

desde el desfiladero que la injuria

usa para aventarlos.


Más allá de la sangre

solo se regocija la avaricia.




Luisa Arellano

14 abril 2015

ARIA


Bajaba por la cuesta la palabra
a saltitos
dejando los susurros prendidos al borde de la acequia

su aroma devenía en un graffiti
y se desparramaba por todos los regatos

pareciera esperar, sin más,
a ser reconocida.

 



Luisa Arellano

10 abril 2015

CERTEZAS

"Cansado,
muy cansado
de este frío esqueleto,
tan púdico,
tan casto,
que cuando se desnude
no sabrá si es el mismo
que usé mientras vivía. (Oliverio Girondo)"

 

CERTEZAS

de pronto he comprendido
lo que dice Girondo
en los surcos de versos
que sembró de lloreras

lloro
casi sin darme cuenta
por los rincones
en un llanto suave
que se derrama ardiendo
desde esta bizarría
muerta y cuadriculada
por tantas realidades
que se quedaron huérfanas

lloro
por cada poro
de esta piel que a poco transparenta
para vivir certezas

y el llanto
no deshace los nudos
ni suelta al aire los vilanos
que de puro cansancio
ya no vuelan

Luisa Arellano

21 marzo 2015

NO PERDAMOS EL TIEMPO

Para celebrar el día Mundial de la Poesía he elegido este poema, diferente pero magistral como todos los suyos, de GLORIA FUERTES. Es un poema de 1954, pero completamente actual.



NO PERDAMOS EL TIEMPO


(Gloria Fuertes)

Si el mar es infinito y tiene redes,
si su música sale de la ola,
si el alba es roja y el ocaso verde,
si la selva es lujuria y la luna caricia,
si la rosa se abre y perfuma la casa,
si la niña se ríe y perfuma la vida,
si el amor va y me besa y me deja temblando...
¿Qué importancia tiene todo eso,
mientras haya en mi barrio una mesa sin patas,
un niño sin zapatos o un contable tosiendo,
un banquete de cáscaras,
un concierto de perros,
una ópera de sarna?
Debemos inquietarnos por curar las simientes,
por vendar corazones y escribir el poema
que a todos nos contagie.
Y crear esa frase que abrace todo el mundo;
los poetas debiéramos arrancar las espadas,
inventar más colores y escribir padrenuestros.
Ir dejando las risas en la boca del túnel
y no decir lo íntimo, sino cantar al corro;
no cantar a la luna, no cantar a la novia,
no escribir unas décimas, no fabricar sonetos.
Debemos, pues sabemos, gritar al poderoso,
gritar eso que digo, que hay bastantes viviendo
debajo de las latas con lo puesto y aullando
y madres que a sus hijos no peinan a diario,
y padres que madrugan y no van al teatro.
Adornar al humilde poniéndole en el hombro nuestro verso;
cantar al que no canta y ayudarle es lo sano.
Asediar usureros y con rara paciencia convencerles sin asco.
Trillar en la labranza, bajar a alguna mina;


ser buzo una semana, visitar los asilos,
las cárceles, las ruinas; jugar con los párvulos,
danzar en las leproserías.
Poetas, no perdamos el tiempo, trabajemos,
que al corazón le llega poca sangre.


 


Gloria Fuertes

14 marzo 2015

DE HUMO Y HUMORES (II)

     A poco fue creciendo aquella niña calva, entre el humo de los que sólo tienen las manos frente al amanecer diario y las espaldas anchas para soportar mejor las injusticias.

     Yo crecía mientras mi padre buscaba nuestro sustento formando parte de las cuadrillas que segaban de sol a sol en los campos de Castilla La Nueva. Era un trabajo durísimo. A diario la temperatura pasaba de los 40º y les prohibían beber mientras trabajaban, porque eso les hacía sudar. El niño aguador, les llevaba una vez al día el piporro. ¡Cuántas vidas habrá salvado el humilde gazpacho extremeño que se tomaban en el almuerzo!

     Entre tanto mi madre aprendió, de la suya y de su abuela, a preparar el alimento para un bebé cuando se le destetaba o como complemento si la teta no daba la cantidad suficiente. Mamé hasta pasados los dos años, pero como refuerzo, mi madre arrimaba un pucherino a la lumbre con un poco de agua, otro tanto de leche, un chorrino de aceite, una pizca de ajo, y otra de laurel y lo dejaba romper a cocer; después añadía un puñado de arroz o unas sopas picadas finitas de un cacho de pan duro. Según fui creciendo, me destripaba con el tenedor unos cuantos garbanzos del cocido o unos trozos de patatas, con lo cual y envuelta en el humo perenne de la lumbre en la chimenea, enseguida me adapté a comer lo mismo que ellos. Y así, crecía y crecía bien “escachapá”.

     Cuando terminó mi primer verano, regresó mi padre de la campaña de la siega. Yo tendría unos cuatro o cinco meses y Rufina, que era amiga de mis padres, me tomó en brazos y salió conmigo a la plazoleta para recibirle. Mi padre la saludó pero, lógicamente, no me reconoció y ella estalló en risotadas, como cada vez que nos hemos reencontrado a lo largo de la vida y nos contaba por enésima vez la historia. Confieso que me encantaba su relato.

     Otra vez unidos, pero con el humo negro de la necesidad sobrevolando nuestras cabezas y sin vislumbrar ni un resquicio siquiera de un futuro que nos abriese las puertas para salir de aquel hoyo de carencias que es lo único que nos ofrecía la vida.
     Llegó el invierno y entre lumbres y humaredas, una pelusilla rebelde amenazaba con cubrir mi cabeza…


Luisa Arellano

continuación del relato “De humo y humores (I)” ya publicado en El Blues de las Encinas http://elblusdelasencinas.blogspot.com.es/2011/04/de-humo-y-humores-i.html

22 septiembre 2014

RECOVECOS




Aparece el otoño con sus brumas
queriendo devolver a las palabras
su forma y sus sonidos
 
amaga con deslizarse, obsoleto y canalla,
el bozal que naciera sin razón aparente
 
pero son culebrinas
y mis redes no cazan desde hace tanto tiempo
que prefiero observarlas navegar mis paredes
desbaratando lo insondable del hombre y de la vida torpe.
 
Así me parapeto en la conciencia de la mujer que soy,
en la perenne espera
por conformar la luz de mis rincones.

 


Luisa Arellano




Dedicatoria: A los amigos que permanecen a pesar del tiempo y sus hastíos...



07 febrero 2014

AQUELARRE


Imagen de Google

Abrásame en la hoguera de improbables.
Yo soy un ratoncillo
con el pelaje pardo y cabizbajo,

deja
que me despida de la bulla
y la noche en los ojos se degrade
al suave relinchar del unicornio.


Luisa Arellano


21 diciembre 2013

ES INVIERNO

 Imagen de Internet.
 
Es invierno
hay placas en el techo y las paredes
y el aire huele a gris y a soledad
 
en la calle el ruido de los tanques ensordece
las baladas de amor
 
los cucos arraciman sus huevos
con la perversidad que solo un cuco
sabe ponerle a la estulticia
 
las sonrisas de joker se adivinan en todos los balcones
en las barandas centenarias
en los árboles momia
 
ya es invierno
han florecido muertos
y un puntero de sal levanta los cadáveres
luego la maquinaria los devora
mientras crujen sus huesos
y el cubilete
sonajero terrible
adjudica la incuria a los tasajos.
 
 
Luisa Arellano
 
 
 

01 diciembre 2013

MOMENTOS



Soy una pausa, un punto,
una sombra quizá bajo las ruedas de todos los molinos
un latido entre el frío
un rescoldo
un quejido velado
una letra,
la "h"...

 Imagen de Internet


Luisa Arellano

04 enero 2013

PARNASOS.

Fotografía de Chema Madoz
 

Se olvidó de escribir a la par que intentaba
domesticar las pastas del poemario
bajo cuya tutela
ascendía su nombre rutilante,

dejó de ser poeta a la intemperie
y su voz engordó
entre satenes. 

El precio del poema
fue tasado.

 

Luisa Arellano

22 diciembre 2012

NOTAS DE INVIERNO


 
 
La mañana teñida de inclemencia
iba desarrollando sus posibles,
obtusa y perentoria

los sonidos
se posaban al borde del alfeizar
y los trinos,
se abrían paso desde las avecillas
residentes en la moderna antena de la casa.

El coro creció desde el alero lo indecible
haciendo primavera de la escarcha.

Y el compás sembró surcos
en su viejo tejado

 
Luisa Arellano