03 agosto 2008

CONCLUSIÓN ICONCLUSA


Me resultan fugaces
los poetas que viven desayunando alfombras.

Inician su jornada bañados con jabones variopintos.
Lucen inmaculados
y aún por la noche,
cuando vuelven a casa
y estornudan los pólenes prestados,
son todo raya erecta
de plancha concienzuda.

Me resultan fugaces…

sin embargo,
todos los luminosos
parpadean su nombre de hojalata bruñida.



Luisa Arellano

4 comentarios:

CaminanteDeNoche dijo...

Muy buen poema Luisa. Me alegro que te hayas puesto un blog para ofrecernos tu poesía de calidad.

Besos

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Carambita, carambolas!! Cómo ha cambiado el tono de los poemas que yo te conocí hace ahora trencientas lluvias! me ha encantado Luisa, de veras! seguiré por aquí, siguiendo tus pasos gigantescos.

Marian

Luisa Arellano dijo...

Me alegra que estés aquí y que no perdamos el contacto. Siempre me sentí identificada con tu lucha por mejorar y aprender jejeje somos dos novatas luchadoras!

Un abrazo enorme junto a un montón de besos

Luisa Arellano dijo...

Si la evolución va por buen camino...¡objetivo conseguido! ;) pero seguimos luchando y luchando para intentar llegar a la meta ¿Cuándo? Da igual... la cuestión es ir recogiendo satisfaciones por el camino y notar como nos vamos superando.

Estaremos en contacto, preciosa!

Besazos