13 diciembre 2008

EN NAVIDAD


Una canción,
un aluvión de risas y palabras
resuenan en el eco de los años
y lucen mis pupilas
reflejos tornasoles de otras fechas.

Quizás no tan distantes, pero frías
eternamente frías, como el hielo
que acumula la escarcha en los regatos.

Estrafalaria sensación de libertad
falso amor
imaginaria igualdad que pretendemos
atada con mil lazos de colores.

No será Navidad nunca.

Hay demasiada sangre derramada
sin que nadie la clame,
tañendo en los rincones de los huesos ahítos.

Hay demasiadas noches
y demasiados aullidos a la luna,
para reír tan solo a las cajeras del centro comercial.

Hay hambre desbordada colgando en los balcones
y alguna balsa oscura cruza el mar de promesas.

Alguien que fue persona, es hoy gusano sin futuro.

Nunca será Navidad
a no ser que aprendamos
a humillar la testuz de prepotentes.


L. Arellano

De la Antologia Poética del Arrebato

28 comentarios:

manolotel dijo...

En cinco palabras Im-pre-sio-nan-te este alegato de humanidad que nos traes en estas fechas ampliadas comercialmente a la Navidad.

La raiz del mal está en el interior del hombre pero como dices, se manifiesta desde el poder omnímodo del dinero y sus sacerdotes. Los de abajo solo podemos intentar distribuir las migajas que nos llegan y eso, en sí, ya es una difícil y hermosa tarea.

Como hermoso es el poema que ha provocado la reflexión (y muy navideño el blog).

Un beso fuerte.

CaminanteDeNoche dijo...

Hola guapaaa, estoy de vuelta, pues aparte de que últimamente tengo más ajetreo en el mundo real, he tenido problemas con mi ordenador y hasta que lo arreglen escribo cuando puedo
(y me dejan) desde el ordenador familiar, por lo que no puedo actualizar ni visitar con la misma frecuencia.

Estupendo poema, la dura realidad de la navidad...Eres un genio¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Besos

Giovanni-Collazos dijo...

Un gran poema, sinceramente. En una sociedad cien por cien consumista ya no existe espiritu alguno que se detenga a mirar al que no tiene... o tal vez si existiran, pero ya quedan pocos.

Gracias por visitar mi blog, es un honor.

Abrazos.

Gio.

cristal00k dijo...

Pues sí, demasiadas cosas y ninguna buena, para que sea Navidad.
Precioso, Luisa.
Un beso.

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

"Nunca será Navidad
a no ser que aprendamos
a humillar la testuz de prepotentes".

Eso, Luisa, eso. Has hecho un vómito de queja que, parecía descreído simplemente, pero, cómo no, has encontrado una solución que dejas en el aire: puede hacerse algo para que sea Navidad y es que aprendamos a humillar esa testuz de prepotentes. Hay solución. Creamos, aunque cueste.
Besos

Luisa Arellano dijo...

Tienes toda la razón Monolotel, el dinero, siempre el dinero que aún en tiempos de crisis andamos locos con unos gastos que sonrojan. Crisis, para crisis la de los del tercer mundo, menuda les ha caído con los del primero y el segundo.

Y lo peor que no se divisa ni un ápice de cambio.

Pásalo bien sin gastar demasiado.

Un beso.

Luisa Arellano dijo...

¡Matilde, ya me tenías preocupada! me alegra que estés bien y sean otras cuestiones las que te retienen, aunque te echo mucho de menos ¿eh?

Un abrazo enorme con beso incluído,

Luisa Arellano dijo...

Poquitos, Gio, poquitos e incluso algunos dan para intentar lavar su conciencia o para que les desgrave hacienda sin que les duelan lo más mínimo los que no tienen nada.

No me gustan estas fechas en las que hay que quererse por decreto, se generoso por decreto, y familiar por decreto ¿Qué pasa con el resto del año? Somos raros los seres humanos... muy raros.

El honor es mío por tenerte aquí.

Carlos Serra Ramos dijo...

Un excepcional poema navideño para colgar en la puerta de la iglesia y tantos otros sitios, por supuesto. Pero que no vean solamente la nieve y la estrellita, que eso es para adornar la regañina.

Luego dicen más de los que es justo, que la poesía no la entienden ¡Jo! que vengan a tus versos y despierten.

Mi beso, poetaza.

Carlos
_______________

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Luisa...

La otra navidad, la descarnada, la cruel, la triste, la infrahumana.

La navidad de aquellos que nada tienen, que viven en la calle, que sufren sin medida y que a pesar de todo... al neuvo año dan la bienvenida.

La otra navidad, la que no vemos.

Un abrazo.

Georgia dijo...

Es una lastima que en estas fechas nos de una especie de amnesia colectiva, y la realidad muchas veces la cubrimos con un enorme arbol de navidad; recordé al maestro Porchia: "Si no levantas los ojos, creerás que eres el punto más alto"

Hermoso texto, tan real que duele

un abrazo

Francisco José Segovia Ramos dijo...

Saludos, Luisa:

Me encanta ese poema sobre la Navidad, la "otra" navidad. Duro, directo, genial.

Se agradece poder leer por internet poemas de este nivel y textos cuidados, como son todos los tuyos.

Un besazo

Rosa dijo...

Luisa, bonito poema de "la otra navidad"...Navidad sólo debería haber una e igual para todos.
Este año, no tengo espíritu navideño... y lo que más me preocupa es que no sé por qué.

Un saludo.

Luisa Arellano dijo...

Si que las hay, Ángeles, pero lo difícil será humillar esa testud y saber elegir la verdadera Navidad, esa que no tiene que celebrarse en unas fechas concretas si no a lo largo de toda la vida.

Un beso.

Luisa Arellano dijo...

Carlos, en la frente deberíamos llevar ese cartel, a ver si así nos damos cuenta de que somos personas y eso... es muy importante.

Te mando unos besos navideños y todo mi cariño.

Luisa Arellano dijo...

¿Te acuerdas que te dije que no te asustases pues mis poemas veían la Navidad desde otro punto? pues este es uno de ellos con el que sólo quiero que todos reflexionemos un poquito.

Pero tranquilo que tu celebración de la navidad, me pareció preciosa por que la celebras también todo el año con tu familia, pocas se van encontrando ya como la tuya, pero que sirva de ejmplo.

Un abrazo

Luisa Arellano dijo...

Cristal, a poco que miremos a nuestro alrededor veremos muchas cosas y desde luego poquitas agradables. Tú eres una gran observadora, qué te voy a contar.

Otro beso para ti.

Gloria dijo...

Lograda denuncia de en que se han convertido esos días.

Aprovecho para desearte unos felices días y mucha poesía.

Besos

Glòria

Luisa Arellano dijo...

Georgia, es inmoral lo que sucede en estas fechas, el gasto absurdo, la locura consumista y a nuestro lado mueren de hambre personas. Estamos locos y con la cabeza baja, sin ver nada más que nuestro propio egoísmo. Muy triste, cierto.

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Gracias Paco, por tus palabras y por venir a compartir esta llamada de atención.

Un abrazo

Luisa Arellano dijo...

No me extraña que no encuentres el espíritu navideño, Rosa, está sepultado entre montañas de luces, regalos costosos, perfumes, maquillajes glamurosos y fiestas opíparas.

¡Ya nos vale!

Luisa Arellano dijo...

Mi querida Gloria, también para ti vayan mis mejores deseos de felicidad e ilusión.

Mil besos... a repartir con P. ;)

Walter Portilla dijo...

Luisa, triste Navidad cuando no se vive en serie, como hacen los pantalones, para todos igual.
Fuéramos por esas fechas, convertidos en robots; que el control remoto nos ordene ser felices, a todos! y sin directrices. Pero no es así Luisa, qué triste. Me da pena pensar en eso, lo siento, siento postear así. Besos Luisa.

Luisa Arellano dijo...

No estés triste, Walter, siempre hay algo que hacer para ayudar de alguna forma a que las cosas cambien, aunque sea sólo usando la palabra y denunciando lo escandaloso de nuestro proceder.

Quizás en algún momento las cosas empiecen a cambiar.

Un beso.

MarianGardi dijo...

Luisa, no perdamos la esperanza, cantemos, cantemos, todos los cantos son disonantes con nuestra realidad, es la realidad tan opaca, que si la pintamos un poquiño como hacemos en Navidad, al menos tenemos alegria esos dias, aunque sea postiza, un dia es un dia, falso dia, pero tan bonitoooo
Besos

Luisa Arellano dijo...

No Marian, si la esperanza no se pierde, pero hay tanto desajuste, tanta diferencia que tampoco podemos ir con los ojos cerrados como si no pasase nada.

Esto no está reñido con disfrutar de estos días y de todos los del año, pero disfrutar sin costosas locuras de por medio y contando con que los otros también existen.
El ir con mala conciencia por la vida y amargado no sirve de nada. Hay que disfrutar y hacer que los demás también disfruten.

Besos

Carlos Serra Ramos dijo...

Querida Lui, una gran alegía verte de nuevo con esta inspiración. Una denuncia a la poca humanidad del que manda y el que no manda, porque todos, la socieded entera debiera concienciarse que eso no puede consentirse.
Navidad, Navidad, sí, ¿para quien?

Va mi abrazo, mi especial y querida amiga mía.

Luisa Arellano dijo...

Mi querido Carlos, no esperaba recibir ningún comentario en este recuerdo a tiempos pasados (que en este caso, si que fueron mejores, porque entonces escribía :-) ) y por eso me alegra doblemente, porque tenerte ahí, antes y ahora, ha sido y es muy importante para mí.
Como vemos, el mundo cambia poco y si lo hace, para los más débiles, las desigualdades se agrandan en lugar de empequeñecerse...
Siempre lo he contado y me sigue pasando, nunca me gustaron estas fechas de felicidad impuesta, gran hipocresía y mucho consumismo. El año es largo y el cariño, como la felicidad no se condensa en unos pocos días.
Besos enorme, mi amigo del alma.