10 mayo 2009

LAS DESVENTURAS DE LOS MUERTOS.


Se descuelgan milagros asombrosos
y la lluvia los pule
hasta volverlos pena
y luego son serrín en el recuerdo

nada puede calmar
las desventuras de los muertos
tan sólo el bamboleo
las orea hasta el punto
de hacerlas comestibles

agitadas vomitan las verdades
y la noche
-piel agujereada-
va regalando luces
como punto de apoyo

la tormenta
no ha de lucir jamás
un punto muerto
cuando
la espera es cierta

y llegará algún día
en el que la certidumbre
comerá
de la mano
como un gorrión cualquiera

y entonces el milagro volverá a descolgarse
y volverá la lluvia a su fricción
y el serrín del recuerdo
volará
confesando palabras
de aquel poema añejo
que restañaba humos e imposibles.



Luisa Arellano

35 comentarios:

Nancy dijo...

En tardes lluviosas como ésta, nada mejor que leer uno de tus poemas. Aunque este me deja nostalgias y un dejo de tristeza.
Apapachos, Luisa querida

Luisa Arellano dijo...

Nancy, aquí ya es madrugada y el agua e resiste a caer, a pesar de hacer buena falta la lluvia.

Y no estés triste. Siento que el poema de hoy te haya dejado así, pero es que la vida es así, ya sabes, una de cal y otra de arena... pero... y sé que lo entiendes porque tú también lo practicas, las ganas de luchar no nos las quita nadie.

Qué curioso, son las 2:46 h. y ha empezado a llover... tenemos telepatía.

Karla Preciado dijo...

Me ha encantado. Es un poema puro, vivo y hermoso. La vida es igual, dialéctica. Me ha caído genial leer esto en mi momento de vida actual. Gracias por compartirlo. = )

marisa dijo...

Ay Luisa, no te digo nada que yo ando muy sensible estos días ... Como siempre me dejas con la boca abierta.Te abrazo, querida aamiga

Luisa Arellano dijo...

Karla, deseo que los malos momentos pasen pronto.

Como habrás visto ahora no puedo ir a leeros ni casi respondo a vuestros omentarios, pero no os olvido.

Abrazo grandote.

Luisa Arellano dijo...

Marisa, cómo echo de menos tus poemas decidores... te leo a saltitos... como a todos.

Tendré paciencia, ya llegarán tiempos mejores.

Me alegra muchísimo tenerte por aquí y saber que aún sin palabras compartimos.

Besazo

AMADEUS dijo...

Un excelente poema Luisa.

Me sedujo en especial la imagen

"...y luego son serrín en el recuerdo..."

Un abrazo,

AMADEUS

Luisa Arellano dijo...

Amadeus, compañero, gracias por leer y decírmelo.

Otro abrazo enorme para ti.

Adolfo Payés dijo...

Me gusta el poema.. esta muy bello

gracias por compartirlo

saludos fraternos
un abrazo

PAOLA dijo...

Luisa, qué proyección, amiga.
Qué sensaciones que dejas, se multiplican en raices cósmicas y vuelan solas y aletean en el alma.
Te espero siempre , valoro mucho tu opinión.
Besos

Abi E. dijo...

Poemas melancólicos, para una tarde entre cristales.

El cielo gris casi negro.

Besos

Laura Gómez Recas dijo...

¡Magnífico! Luisa da gusto leerte. La noche como piel agujereada se me ha quedado grabada en la retina.

Besos.
Laura

MiLaGroS dijo...

Llegarán tiempos mejores, sin duda pero mientras... Un abrazo luisa. Como siempre inmensa. milagros

mabel casas dijo...

luisa

hay poemas que todo flota en la superficie
pero este es una gran metáfora
a descubrir en los subsuelos
todo muere, se entristece, se deshace y se junta con la grava

luego todo vuelve a brotes nuevos
así me llega lo leído, desde lo real, el ciclo , la vid ay muerte de muchas cosas incluso nosotros y el regreso en otras fomas y la belelza está en las manos nuevamente y en los sentidos
un beso

Narci dijo...

Amanece lloviendo en mi ciudad y descubros tus húmedos versos en el aire de este blog, y toda la piel del alma se hidrata y regenera con el bamboleo de tus palabras.

Precioso
Narci

Marian Raméntol Serratosa dijo...

El milagro vuelve cada día, entre tus dedos.

Un abrazo, guapa.

Marian

cristal00k dijo...

La muerte, tan incomprensible y dolorosa para algunos y tan esperada y lenitiva para otros...

Ella, tan imprescindible como ineludible sabe encontrar su momento en este Universo caótico y sorprendente.

Sólo podemos pedirle que nos libre de nuestras miserias.

Me encanta ese cuadro Luisa.

Un besazo

Nancy dijo...

Luisa, qué lindo lo de la telepatía. ¿Sabes? Aquí son ahora las 9.30 de la mañana, hay un sol divino y el cielo está despejado. Vuelvo a leer tus líneas y me encantan, porque tienes una capacidad única y auténtica de usar las palabras. Las nostalgias vuelven, pero es cierto, es porque la vida es así.
Un apapacho enorme.

Georgia dijo...

llegará algún día
en el que la certidumbre
comerá
de la mano



Lo tomo como una oración, gran poema

un abrazo

Tétis dijo...

Luisa

Mais um maravilhoso poema.

Há momentos da nossa vida em que ler versos como estes nos fazem bem ao coração e à alma.

Triste, melancólico, mas duma rara beleza.

Gracias amiga.

Besitos desde Lisboa.

Giovanni-Collazos dijo...

Luisa, aquí estoy, dejando mi huella.

Aunque últimamente no te haga comentarios, que sepas que te sigo y te leo, cada vez que cuelgas un post nuevo.

Un abrazo.

Gio.

MarianGardi dijo...

Luisa, hay vivos muy muertos y otros que creemos muertos estan vivos y son inconscientes de ello.
Buena reflexíon sobre la dialectica
Besos muchos y cariño

conxa dijo...

y son serrin en el recuerdo....

bonito Luisa.

Jaht dijo...

A lomos de un burro mojado y vaporoso, tapados con un saco.Espoleando con el talón desnudo. Las miradas agarrando ya la tapia del cementerio para tomar impulso hacia el pueblo, antes que la noche engulla los últimos cuatro minutos de escasa luz metálica.

Uno de los del burro era yo hace cuarenta años. Se me ha venido a la cabeza al leer tu poema.

Alfredo J. Ramos dijo...

Luisa, por fin he podido darme una vuelta por tu blog y he podido comprobar lo mucho que has crecido como artista desde aquellos tiempos ya remotos de poesia.com (aunque me parece que desde el principio había en tu escritura un arte innegable). Seguiré atento a la pantalla, porque además compruebo que concitas en torno a ti a muy muy muy buena gente.
Un abrazo,

Antonio del Camino dijo...

Hace unas semanas, releía esa excelente novela de Saramago, "El año de la muerte de Ricardo Reis", a la que me había acercado por primera vez hace más de 20 años. Volvió a resultarme curiosa la pirueta que el autor hace dotándole a Pessoa de presencia durante nueve meses más, después de muerto, aunque ésta, en ese tiempo, vaya disolviéndose lentamente. Él, lo justifica, de alguna manera mediante una, digamos, "ley de equilibrio", ya que si durante los nueve meses que permanecemos en el seno materno vamos adquiriendo cada día mayor presencia, aunque aún no existamos realmente, es de rigor que ese mismo proceso, a la inversa, se produzca tras el óbito.

El poeta (en este caso, tú) siempre intentando decir lo máximo con las mínimas palabras lo resume y expresa meridianamente en los primeros versos, en ese "serrín en el recuerdo", al que también hace referencia el amigo Amadeus, al que, dicho sea de paso, se le extraña tras un mes de silencio. (Don Amadeus, después del 14 de abril, sigue habiendo vida) (cara con guiño, por favor).

Abrazos a ambos.

LA PALABRA INVISIBLE dijo...

Luisa es una maravilla leerte, aunque es un poco triste, los versos finales están llenos de esperanza.
Un abrazo

ybris dijo...

Ojalá llegue un día la certidumbre.
Y que sea certidumbre sobre la verdad.

Muy bello poema.


Besos.

M. Angel dijo...

Hola Luisa, gracias por regalar tan lindo poema a tus seguidores.
Placer leerte.
Abrazo

Poseidón dijo...

Hola Luisa, tus poemas son muy buenos todos.

Eres MAS que poeta...., porqué sabes decir y usar de las palabras con una habilidad tremenda.

Consigues decir tantas cosas con poco, eres genial y mujer actual de hoy, sabiendo mucho tb del ayer asi como del futuro ..

Este poema para mi ENCIERRA demasiado tristeza pero estas acertada en lo que dices..

Es por eso, que lo que mas me gusto, fueron los versos que escribistes para terminar :

“y entonces el milagro volverá a descolgarse
y volverá la lluvia a su fricción
y el serrín del recuerdo
volará
confesando palabras
de aquel poema añejo
que restañaba humos e imposibles.”

Besos cariñosos para mi paisana

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Poema que comienza amargo, pasa por la esperanza y termina en la certeza de la solucción.
Amiga, volver siempre al Blues de las Encinas es como volver a casa.
Un besazo, amiga

Mónica Angelino dijo...

ida y vuelta, cal y arena. Todo reunido en tu poema
Qué lindo leerte Luisa!!

Un beso

conxa dijo...

recibidos tus mimitos.

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Mis queridos amigos, millones de gracias por seguir aquí dando a mis letras compañía y calor.

Ahora apenas garabateo algún borrador, pero en los pocos minutos que tengo voy a intentar dejaros uno de mis poemas para que sepais que sigo aquí con el corazón y aunque por ahora no pueda dejaros comentarios en vuestros blogs, os digo que os admiro y que leo cada una de vuestras nuevas aportaciones.

Espero que esta situación "rara" pase pronto y con el poema os dejo mi cariño y admiración.

Luisa.

Aseret dijo...

Me atrae la lluvia, como la poesía y tu poema.
Siempre he creido que cuando se nos pasa la tristeza es cuando somos capaces de pensar con claridad, y entonces, descubrir que también, la lluvia, nos trae la frescura de la tarde, la calma de la sed en la flor, la limpieza de del aíre y las calles...
Un estupendo poema Luisa, ya te echaba de menos...
Besotes.