10 diciembre 2009

UN PEQUEÑO BUQUÉ DE ROSAS TRANSPARENTES



Para cuando te vayas tengo dispuesto todo:
he preparado gemas para aligerar simas,
dibujos infantiles
mil cuentas de colores
y hasta un espantapájaros
que colgaré en mi puerta
para que como “Viernes” me entretenga,

un cesto con membrillos aromará el armario
donde guardo recuerdos,
y los estantes libres de motas dolorosas
se ocuparan con guiños,

las ventanas abiertas hacia el Sur
y un pequeño buqué de rosas transparentes
serán lo cotidiano.

Cuando llegue el silencio me propongo
tapizar las paredes con tu nombre.


Luisa Arellano

24 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

WOW que poemas tan hermoso el que nos entregas..

Un placer pasar por tu espacio..


Gracias

Un abrazo
Saludos fraternos..

Paco Alonso dijo...

Excelente poema el que nos acercas en este día.
Siempre es un placer compartir en tu espacio.

Cálido abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Precioso Luisa. Lleno de encanto.
Me gustas mucho en este registro.

Dos besos. Soco

Antonio del Camino dijo...

Luisa, del poema me gusta esa enumeración de acciones que se preven para "cuando se vaya". Desde esos dibujos infantiles hasta la ventilación de la casa, con las ventanas abiertas hacia el Sur. Lo del buqué de las rosas, no deja de ser un remate perfecto para cualquier conjuro. Sólo en el final tengo dudas. Y no porque este no deje de tener rotundidad (que la tiene) y sea definitivo. Sino porque, al tiempo que lo leía, se me ha venido a la cabeza aquella canción de los 70 (¿de Los Mismos?¿Los tres sudamericanos?) que decía: "Voy a pintar las paredes con tu nombre, mi amor..." Y toda la potencia del poema se me ha diluido con ese recuerdo...

Pero eso, a fin de cuentas, no deja de ser una apreciación muy subjetiva de mi parte, que en nada resta la calidad del poema que compartes.

Un abrazo.

Abi E. dijo...

Hola Luisa, veo que los membrillos siguen dando olor dentro de los armarios y que buen olor daban.

Un beso

Narci dijo...

Toda una declaración de voluntades futuras, en previsión de lo que ha de venir. Bella forma de llenar el vacío y el silencio. Pero sobre todo un hermoso poema, que nunca te abanadonará.

Un beso
Narci

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Una maravilla Luisa, eso es lo que has parido hoy, una maravilla que convierte en transparentes las pupilas del lector.

Besísismos.
MArian

chaconi dijo...

WOW, como dice Adolfo. ¿Que otra cosa se podría decir?, leerte es volar, trasladarse, olvidar, imaginar soñando despierto. Me siento un privilegiado, al poder disfrutar de tus creaciones. Besos

Gárgola dijo...

Hay precisión en las formas y en el fondo, pero más que nada Luisa el poema es una sinfonía de imágenes atávicas, cercanas e intuitivas.
Gracias por haber seguido pasando por DóNde cReAmos el tIeMpO, ya sabes que sin dejar rastro aparente yo también he seguido en la sombra de las Encinas Azules o en la música que produce la brisa al jugar con sus hojas.

besos

Francisco José Segovia Ramos dijo...

Me gusta ese poema, sencillo pero con una gran fuerza visual.

Besos, Luisa

Terly dijo...

Magnífico poema, Luisa. Se hace corto, pero tiene la ventaja de que así lo leo más veces.
Un beso, paisana.

Luisa Arellano dijo...

Adolfo, el placer es mío por tenerte siempre en mis humildes letras.

Un abrazo solidario.

Luisa Arellano dijo...

Y para mí también lo es tenerte aquí, Paco.

Nos leemos y compartimos.

Abrazos.

Luisa Arellano dijo...

Soco, de vez en cuando me gusta ir un poquito relajada y huyo de las complicaciones. ;)

No suelo hacer poemas de amor-desamor, pero ciertos puntos me atraen, éste debió salir de alguno de esos puntitos.

Un lujo tenerte, mi amiga.

Luisa Arellano dijo...

¡Eran Los Mismos, Antonio! ¿Quién les mandaría elegir justo esas palabras? jajaja Me pones en una encrucijada y estoy buscando otra solución que cuadre con ese "recuerdo eterno" que se propone nuestr@ protagonista. Veremos qué sale.

Gracias por prestarme tu memoria.

Un abrazo.

Luisa Arellano dijo...

Compartimos aromas, Abi, qué lindo!

Un abrazo, montañero impenitente.

Luisa Arellano dijo...

Narci, es bueno tener preparadas siempre las últimas voluntades, para que no nos caiga nada de sorpresa :)

Estoy pensando que deberíamos quedar alguna vez para tomar un cafetito en Cáceres. Me encantaría.

Un besazo, paisana.

Luisa Arellano dijo...

Después de una sequía persistente han empezado a caer algunas gotitas, Marian.

Están un poquito oxidadas aún las ruedas de mi motor, pero aunque rechinen estoy contenta por haber logrado algo de movimiento jejeje

Besísimos para ti, Laidy Marian.

Luisa Arellano dijo...

Chaconitooooo, qué lujo compartir contigo.

Vuelan un montón de besos hacia el Sur.

Luisa Arellano dijo...

Dora, cariño...¡qué mujeres tan ataredas somos! jejeje pero tienes razón, el vuelo hacia otros lugares es inevitable, aunque no podamos parar allí todas las veces que nos gustaría.

Pero estamos y eso es lo importante.

Muchísimos besos, preciosa.

Luisa Arellano dijo...

Gracias por ese ánimo, Paco. Recien salgo de un parón y los dedos se ponen en movimiento de nuevo, espero que no paren y sepan decir de todo y bien dicho.

Un abrazo, escritor de lujo.

Luisa Arellano dijo...

Terly, mis poemas suelen ser ma´s bien cortos. No es premeditado, pero andan siempre sobre los veinte versos... para quedaros con ganas de más jejeje.

Gracias por acompañarme, paisano.

Jesús Arroyo dijo...

Luisa:
Durante estas fechas de tanta jota, pandero y matasuegra, suelo esconderme en las profundidades de una gruta.
NO regresaré hasta el siete, espero que TODOS Y CADA UNO de tus deseos se hagan realidades.
Besazos.

Luisa Arellano dijo...

Gracias, Jesús, igual para ti. A mí me gustaría que hasta el 15 de enero me tragase la tierra, pero como no puede ser, cuando vuelvas encontrarás por aquí alguna felicitación (eso es normal) y alguna "peste" contra la Navidad jejeje es superior a mis fuerzas.

Disfruta y descansa.

Besos