16 enero 2010

A VECES



A veces
es extraño jarrón el continente
de todas las preguntas que me forman
y de todos los pasos,
de las risas,
de los surcos agrestes que me cruzan.

A veces el azogue me niega
y se rebela
en pinceladas pardas
sobre los horizontes
que tengo en propiedad
y no le importa,

pareciera querer desdibujarme
y entonces
me arrimo a las higueras,
tan resecas y broncas en invierno,
tan desnudas
titilando bajo los aguaceros y ventiscas,
tan calladas...

y me fundo con ellas.



Luisa Arellano

Imagen propiedad de Luisa Arellano.

30 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Fundirse en las higueras: arraigarse a uno mismo como el árbol se arraiga en la tierra. A pesar de todas las preguntas, y acaso, también, de las respuestas.

Y seguir, pese a todo.

El poema, Luisa, muy en la línea de los últimos que vienes compartiendo. Como todos ellos, a mi juicio, de aplauso.

Un abrazo.

Narci dijo...

Nada como fundirnos con la naturaleza para dejar de sentirnos extraños ante nosotros mismos y ante la vida y el mundo que nos rodea.

Besos
Narci

Alicia María Abatilli dijo...

El poeta y las higueras, es algo que debería estudiarse.
Creo que tiene que ver con su tronco que siempre parece añoso, y el aroma y belleza de sus brevas.
Como tu poesía, es la mejor de ellas.
Alicia

amor y libertad dijo...

fundirse con lo sólido, con lo líquido, con lo aéreo, hacerse amor, que es lo mismo que hacerse vida, y libertad, y dios

Lunska Nicori dijo...

Qué poema tan sensacional:
todo el alrededor viviendo en ti; testigos mudos de todo tu ser que cobran más vida por la conciencia de que están allí, a solas, contigo.
Precioso. Este tipo de poemas me gustan mucho.
Un abrazo.

santiago dijo...

entrar leerte y disfrutar, me gustó tu poema.
Un saludo

Noray dijo...

Excelente elección la de arrimarte a una higuera. Quizás sea el árbol en el que más se aprecia la vida y el que nos da mejor cobijo. Pronto volverá la primavera y esas ramas desnudas se cubrirán de hojas.

Sin duda, preciosa y excelente poesía.


Un beso

María Socorro Luis dijo...

Ay, esas higueras, que fueron refugio y abrigo... Muy hermoso, Luisa

Juan José Romero M-E. dijo...

La higuera es el árbol fuerte y vigorozo con el que vale la pena fundirse. Nos da alimento de vida y nos cobija bajo su sombra en las tórridas tardes del verano.
Un beso.

Sílice dijo...

Es una gozada leer lo que escribes y, ya sabes, tengo deformación profesional...¡Quiero leer eso en la radio! ¿Me lo enviarás?
Además ahora es más fácil que lo puedas oír...
Ya sabes: info@hijosdelaluna.com
Un beso.

Jesús Arroyo dijo...

Hola Luisa:

Higuera, rincón de patio,
sombra que mira mi suelo
cuando el sol destroza calmas.

Un beso, guapa.

cristal00k dijo...

Fundirse en los árboles para resistir tormentas y ventiscas... ay! amiga quien pudiera...
Besos, besos muy grandes Luisa.

Poseidón dijo...

Querida amiga,

Tienes un sello precioso en el blog « un farol llaamdo amistad »
Te lo ofrecemos con mucho cariño en este dia tan especial de Aniversario de 1 año que cumple hoy nuestro blog.

Besitos feliz domingo

Poeta Carlos Gargallo dijo...

Hola amiga, te he leido, y me he ido corriendo a abrazarme a un árbol, bellos, bellísimos versos, un abrazo.

MarianGardi dijo...

Que bello tu canto cuando se pierden las fuerzas acercarse a ese arbol milenario tan hermoso y de sabrosos frutos.
Un fuerte abrazo desde Paris

Georgia dijo...

A veces ...

hay angeles que acarician con sus letras...gracias por tanto poeta, te abrazo con un inmenso cariño, aún sin conocerte

ybris dijo...

Bello el jarrón que contiene todas tus preguntas, pasos, risas y caminos.
Mirarse entonces no basta y hay que abrazarse a las higueras azotadas por el viento del invierno.
Y de esa fusión brotará, ya ha brotado, el poema.

Besos

anabel dijo...

Quien a buen árbol se arrima...Preciosa la imagen de fundirte con su tronco fuerte y resistente.

Un abrazo.

chaconi dijo...

Fundirse, buscar apoyo, arraigarse con más fuerza a la vida. Lindo Luisi, lindo. Es curioso el amor de los poetas a las higueras y tambien curioso el amor de las higueras a los pozos. Besos reina.

Rayuela dijo...

qué melancolía puso tu poema en mi alma! es bello, realmente muy bello.
...y yo me arrimo a los pinos...

mil besos*

Abi E. dijo...

Hola Luisa, jajajaja, tienes carencia con las higueras y me gusta, porque como ya te comente en otra entrada, tengo entrañables recuerdos.

Besos
el lio de Abi

MiLaGroS dijo...

Fundirse en las higueras y resistir el invierno y espoerar la primavera. Un beso Luisita. Cuidate

marisa dijo...

Luisa...qué belleza.Mi admirada poeta, gracias por estar entre tus versos

CaminanteDeNoche dijo...

Así es la vida, un sinfin de a veces, bien por lo malo, mal por lo bueno.

Y a veces somos tan extraños a nosotros mismos que tenemos que fundirnos con el entorno o con otr@s para descubrirnos...

Un abrazo,poetaza

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Como los demás nos fundimos contigo...

Besos, princesa.

Marian

Luisa Arellano dijo...

Sí, de nuevo las higueras, que son una constante en mi vida. Las adoro, ya os lo he contado otras veces.

Las higueras y las encinas, me pueden totalmente.

Gracias por fundiros también con ellas, gracias por compartir su abrigo y su abrazo.

El Drac dijo...

Pues amí me gustaron las pinceladas del atardecer y tú recostadas bajo las higueras y yo de lejos mirándote (desde Perú)comiéndome un higo. Qué tal?

media luna dijo...

Y a veces, y siempre, encuentro entre tus versos la higuera a la cual arrimar mis azogues.
Un beso poeta!

Caminante dijo...

Sí... a veces: PAQUTA

TriniReina dijo...

Por un momento, al leerte, yo también me he fundido con estos versos. Me han encantado.

Saludos