31 agosto 2008

A MARCO.



Llegas llama
que lucirá perpetua en la quietud
de mi yo catedral,

como menta
removiendo recuerdos
de trenzas rematadas con lazos ampulosos,

llegas
y en mí
todo se ha detenido y se apretuja
en este mismo instante
en que te miro

y dejo que me líe la tarde
y un regusto a futuro ha impregnado mi boca.

Yo soy en ti
un poco más mujer
cuenco y azogue.


Luisa Arellano
**
Marco es mi primer nieto. Vino al mundo el pasado 14 agosto para colmar a mi familia de alegría y felicidad, y es a la vez el causante de mi ausencia por estos lares en los últimos días. Se lo perdonáis ¿verdad? Os iré actualizando la foto a medida que vaya pasando el tiempo...
**

4 comentarios:

Carlos Serra Ramos dijo...

Querida L. Arellano:

Mil felicidades para ti, para su madre, tu familia, y sobre todo para Marco cuya vida comienza en el mejor de los hogares, acunado en el amor de todos los responsables de su llegada al mundo.

Chiquitín, chiquitín
disfruta los colores de la vida
y canta al aire
la ventura de ser nato.

Carlos Serra

Luisa Arellano dijo...

Todos te agradecemos tu cariño y amistad permanente, y nos alegra muchísimo contar con tu ánimo constante.

Voy a tener que bordarle a Marco tu poema para ponerlo enmarcado en su habitación. ¡Quedará chulísimo!

Un beso muy grande

CaminanteDeNoche dijo...

Luisa, hermosísimo poema para tu nieto.
Muchas felicidades, luna. Cuánto debes brillar ahora...

Besos

Luisa Arellano dijo...

Esta luna reluce y reluce. Sigo en una nube de felicidad.

Gracias tesoro, por acompañarme.