08 octubre 2008

NO SABEMOS



A Marian Ramentol, ella ya sabe.



La vida es puta a veces,
y cuesta digerir esa parte
de latón herrumbroso
cargada de venenos y filos variopintos
que en el reparto les toca sólo a algunos,

no sabemos porqué, la fortuna reparte calabazas
y te da la más gorda
sin que quepa el derecho al pataleo,
ni puedas escribir en el remite: “ausente”
y quedarte tan fresco
en la holganza más pura e ignorante.

Y tampoco sabemos
donde nace la fuerza para arrostrar el guiño
que el destino colora de morados

pero nace y resiste la tirantez extrema de las noches
y días diferentes
hasta volverlos dúctiles a pesar de lo oscuro,

hasta volverlos cálidos
a pesar de los miedos
porque la vida es puta
muchas veces.


**
L. Arellano

4 comentarios:

CaminanteDeNoche dijo...

Si, la vida es muy puta la mayoría de las veces...a pesar de eso, siempre encontramos una sonrisa y la esperanza.

Besos, cómo va tu nieto?

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Cada vez me sorprendes más, cuánto ha llovido mi querida Luisa, y qué grandiosamente bella te me has vuelto, con ese desgarro que tanto me gusta.

Mis aplausos, cielo.

Marian

Luisa Arellano dijo...

La esperanza ante todo, mi querida Matilde ¡claro que sí!

Marco está hecho un solete.

Gracias por estar siempre.

Luisa Arellano dijo...

¡Ay, mi Marian de mi corazón, qué pena que tengamos tantos Km. de por medio!

Voy a ponerle ahora mismo la dedicatoria a este poema, porque nació para ti y con mis prisas crónicas no lo hice constar en su momento.

Menos mal que tenemos ventanitas que nos dejan saber la una de la otra.

Un ábrazo apretadísimo.