16 noviembre 2008

LOS PELIGROS DEL JUEGO. (la verdad del cuento)


-Juguemos al parchís, Caperucita.
Le susurra ladino el señor lobo
que a pesar de tener pinta de bobo
ha montado un casino sibarita.

-Es que no sé jugar - dice la niña.
-No te importe mujer, que yo te enseño.
-Me espera mi abuelita, tengo sueño,
y como es Navidad... llevo una piña.

-Ganarás un Rolls Royce cuando termines.
Le dice zalamero el mentecato
y la niña picó, mordió el anzuelo,

se la llevó a jugar a los jardines
y le comió las fichas sin recato,
la piña le estrujó, le dio un pañuelo

y la mandó a su casa muy llorosa
esquilmada, ludópata y viciosa.

***
**

L. Arellano

13 comentarios:

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Jajajaja, Luisa! estupendo, me has hecho reír y además reconozco la dificultad implícita en el poema (ya sabes que a mí eso de los sonetos...) pero te ha quedado genial.

Mil besazos, preciosa

Luisa Arellano dijo...

Verás, es que después de tantos poemas serios, me apetecía un poquito de risa y rebusqué este soneto que es ya muy antiguo y que hice para un mind que prácticábamos en Poesía.com o Poetas en la Red, no me acuerdo bien, pero que nos divertíamos mucho intentando adivinas quien había escrito cada soneto.

Así, lo dejo para pasar un buen rato y como recuerdo-homenaje de aquellos buenos tiempos que ya se esfumaron.

Como soneto no vale gran cosas ya que los ripios, son los ripios... pero ¿a qué mola?

Me alegra que te hayas reído... esa era la intención jejejeje.

Besosssssss

JuanR Cuchhi dijo...

genial...Luisa un abrazo.

manolotel dijo...

:-) Sí, me acuerdo de este soneto. Me parece estupendo que fluya el buen humor y si es con ripios, mejor.

¡Buena poesía aquella! Aunque dejé casi todo en Sevilla, debo tener por aquí algunos de los mind's. Miraré, pero yo creo que ese fue de P. en la Red.

Un besote.

Luisa Arellano dijo...

Otro abrazo para ti, Juan.

Me alegra que te haya gustado.

CaminanteDeNoche dijo...

Luisa, eres sorprendente, y una artistaza. Has dado en el clavo, el objetivo de los lobos no es comerse a las caperucitas, sino pervertirlas...

Muchos besos

Walter Portilla dijo...

Hola Luisa, me estoy colando por la enredadera de tu casa. Vi tu ojo atisbador en la casa de Marian y decidí seguirte y ya veo, no me equivoco.
De entrada he reído, me has cambiado la tarde y mi tristeza inconclusa, la has cortado. Cómo celebro tu post, no, tu blog, me ha encantado. Saludos desde Perú.

Walter Portilla dijo...

Luisa, lo imprimí, lo llevo a casa, que lo lea toda la familia, me lo van a celebrar, y eso que yo no lo he escrito, pero vale, no? vale el hacerlo conocido. Agregué tu link, lo pegué en la puerta de mi casa, se verá de colores, ya lo verás. Un abrazo.

Luisa Arellano dijo...

Vale,Walker, ¡pero no se lo enseñes a los niños! jajajajaja

Saludos para toda tu familia

Luisa Arellano dijo...

Mi querido Manolotel, deberías recuperar aquel material para gozo de todos.

Y estoy totalmente de acuerdo contigo ¡benditos ripios! que le ponen la sal y la pimienta a la poesía para... cómo diría... humanizarla y quitarle los barrotes de exclusivismo en donde nos empecinamos (o mejor se empecinan)en recluirla.

Un besote

cristal00k dijo...

jajaja! que no nos falte nunca la ironía ni el humor Luisa. Nos salva de tantas cosas...¿verdad?
Un beso genio!

Luisa Arellano dijo...

Siempre tan aguda y observadora, Matilde, jajajajaja. Los lobos están ya pelín desfasados los pobres, pa mí que no se:)) comen un rosco

Luisa Arellano dijo...

Hola Cristal! Qué sería de nosotros sin el humor jejeje Es la mejor medicina, qué duda cabe.

A reirnos pues y a disfrutar que tiempo tenemos de ponernos trascendentales.
¿Qué tal sigue Miquel? ;)

Un besote