25 noviembre 2008

¡QUÉ CALOR!



Te sientas, te acongojas, te mareas,
la tez deja escurrir los chorretones
de sudor pegajoso, mil dragones
parecen habitarte. Bamboleas

el abanico azul. Lo remeneas.
Intentas apagar los sofocones,
despertando estupor en los mirones
que pasan a tu lado y… tarareas.

Así es el climaterio de agobiante,
y aunque nieve o levante ventolera,
a ponerte el abrigo eres remisa,

los bochornos regresan al instante,
y tú, que siempre fuiste una friolera:
¡paseas en diciembre con camisa!

L. Arellano

***
**
*

A las mujeres que estrenan su menopausia y que a pesar de “sufrir” estos inconvenientes (temporales, eso sí) aún deben hablar de ellos por lo “bajini” y de tapadillo. ¡Viva la menopausia!

10 comentarios:

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Luisa...

Gracias por comentarme en el foro.

Pasé a visitar tu blog, para conocerlo y dejarte un saludito.

Pero me econtré con tu soneto, que la sale como anillo al dedo a mi mujer, que está riendo a carcajadas leyendo tus ocurrencias.

Un abrazo.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Ayyys, Luisa!! que sí mujer, que viva lo que tú quieras, pero sobre todo viva ese cambio de tuerca que hace yua mucho decidiste dar, y con el que tanto y tanto disfruto, ahora hasta con el soneto te atreves a ser salvaje, y me encantaaaaaaaaaa.

Te quiero.
MArian

Luisa Arellano dijo...

Hola Rafael, me alegra que hayas venido y que tu mujer se haya reído con "estos calores agobiantes" jejejeje

Normalmente soy un poquito más seria cuando escribo, pero me gusta mucho poner de vez en cuando un toquecito de humor que es una medicina muy buena para la salud en general.

Abrazo para toda esa familia tan genial que tienes.

CaminanteDeNoche dijo...

Jjajajaa, aparte de una monstrua de la poesía eres también una monstrua del humor, me encantas...nunca mejor dicho, mujer tenías que ser. Oléeeeeeee.


Muchos besos

cristal00k dijo...

Pues éso, ¡que viva la menopausia! las mujeres y sobretodo nuestra Luisa que nos dibuja esta sonrisa.
Te ha quedado redondo guapísima.
Un beso.

Luisa Arellano dijo...

A los sonetos, Marian, hay que darles caña para que pierdan esa mala prensa de caducos que con el paso del tiempo han adquirido.

Se puede decir de todo en un soneto sin necesidad de caer en lo cursi ni que obligatoriamente tenga que ser de amor meloso. Yo quiero ir probando diferentes cuestiones con ellos. Sólo mi tiempo me impide practicar como me gustaría.

En fin, que no debemos apartar las formas clásicas pues se les puede sacar jugo aún.

Besotes y más besotes

Luisa Arellano dijo...

Mati, ya va siendo hora de que las mujeres dejemos de avengonzarnos de "nuestras cosas" que parece que todo lo que tenemos es malo joé!

Cualquier día de estos pongo uno a la "pitopausia" jajajajaja

Cariñosss

Luisa Arellano dijo...

Cristalitaaaaaaa! Las mujeres tenemos que gritar siempre que vivan nuestras cosas ¡Qué caray!

Me alegra que te diviertas, niña, por aquí seguimos


Besosssss

campanil dijo...

Pues ya ves, será que como soy un poco bruta, esto de la poesía no es lo mio; pero este me ha encantado, y ese humor, que no falte!
Besos
Campanilla

Luisa Arellano dijo...

¡¡¡Campa!!!!

Si te has reído ya ha merecido la pena, el soneto... y la menopausia jajajajajaja

Un montón de besos, niña. :)