17 marzo 2009

RENACUAJOS SIN CHARCO




qué solo está el poeta cuando nace
qué solos sus gorjeos incipientes
sin un regazo tibio que le acune
sin un pecho de luz
que le amamante

nadie mece su cuna
nadie le canta nanas

cuántos mueren así
desnudos
desnutridos
en la inclusa del verbo y las comillas

renacuajos sin charco
que enmudecen
en medio del clamor
de las palabras


L. Arellano

31 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

¡Uff! Luisa, a mi modo de ver, cada vez te acercas más a lo que Juan Ramón Jiménez llamaría "poesía pura". Vas adelgazando de palabras tus poemas para dejarlos en pura sustancia, con una verdad muy grande dentro de ellos. Éste, como todos los últimos que te leo, me ha parecido hermosísimo y muy certero.

Es un disfrute poder compartir su lectura. Muchas gracias.

Un abrazo.

ybris dijo...

"renacuajos sin charco
que enmudecen
en medio del clamor
de las palabras"

Sí. Algo así.

Menos mal que la estirpe de los poetas se crece en la soledad y en la ausencia de charcos.

Besos.

Manolo Jiménez dijo...

¡Qué bien escribes!

Saludos.
Manolo

Laura Gómez Recas dijo...

Luisa, es pura poesía. Se deslizan los ojos sobre el poema como si fuera terciopelo. La idea tramada sobre la imagen, la metáfora a pleno rendimiento, el ahorro de la palabra. Es un poema excelente.

Melancolía.

Laura

marisa dijo...

Luisa, maravilloso. No tengo palabras:POESÍA pura, con mayúsculas,

conxa dijo...

Después de leer los comentarios, debo aceptar que es poesia pura, (ya sabes mi desconocimiento al respecto)

pero de verdad ¿el poeta está solo cuando nace?
Igual es irreverente mi pregunta, pero nunca me ha gustado asociar a los poetas con la soledad o la tristeza, es como he escuchado referente a los escritores en general, a los cultos, a los intelectuales, que nadie los puede asociar a una persona extrovertida o mundana. Por eso me gusta Mozart, porque no cumple eso. No se si me explico bien. Algún día haré una entrada sobre esto.

besetes y ya sabes, mañana te espero.

Nataly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nataly dijo...

Profunda y bella su poesía, triste también, pero bella. Un beso.

Antonio del Camino dijo...

Si se me permite mediar en la conversación, a raíz del comentario de Conxa, entiendo (y no quisiera estar equivocado: yo, al menos, lo veo así) que el poema no habla de la soledad "absoluta" del poeta, sino de esa indefensión suya frente a la página en blanco, cuando aún nadie es partícipe ni cómplice de sus palabras. Para mí, es el retrato del poeta escondido, que no llega a mostrar su obra o no hay lector que venga a hacerla suya.

Por lo demás, Conxa, estoy de acuerdo contigo: el poeta, como cualquier otro ser humano, podrá estar solo o acompañado, triste o alegre, delgado o gordo; podrá ser desgraciado o feliz... y todo ello, como en cualquier otro, influirá en su día a día y, en el caso del creador (poeta, músico, pintor, etc...) en el resultado de su obra.

(Reitero disculpas por la interrupción.)

Abrazos.

Svor dijo...

pero por suerte ahora existen los blogs, no?

M. Angel dijo...

Hola Luisa, que puedo decir ante tu versar siempre lleno de todo encanto.

Te felicito. Abrazo sincero

Gárgola dijo...

Tantas y tantas veces que las palabras claman y no podemos traducir lo que dicen, no podemos captar su esencia, nos sorprenden insalvables delante de sus innúmeras posibilidades y sus insondables vericuetos. Palabras que sin poeta no son poema y sin trabajo no son poesía. Que gusto leerte Luisa, Trabajadora y Poeta. Tejedora de poemas.

Besos

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

¿Qué puedo decirte, Luisa, que no te haya ya dicho?
Simplemente, remarcar este verso que me ha fascinado. Un abrazo, ¡poeta!
"...en la inclusa del verbo y las comillas..."

Luisa Arellano dijo...

Estoy fuera de casa desde temprano (ahora me vuelvo a marchar) y me ha encantado regresar y encontrarme con que, no sólo comentáis, si no que además hay debate con sus preguntas y respuestas ¡si es que no me canso de decir lo soletes que sois!

Mi querida Conxa, cuestionando (!!aayyyyy qué te como, preciosa!!) y mi maeztro Antonio respondiendo con su opinión siempre certera y amigable. Sigue todo lo que te plazca Antonio, igual que los demás, no es preciso pedir permiso, esta casita es de todos. :)

Intentaré responderos uno a uno, pero si no me fuera posible hacerlo pronto(quiero ir a leeros a vuestros blog)os apunto que miréis el poema desde diferentes ángulos, pues creo que le caben varias interpretaciones certeras. Desde lo literal de un poeta cuando nace, cuando empieza a escribir... desde el principio de una obra... ¿vale?

Y me marcho que ya voy tarde... ¡mundo perro! brrrr

Besazos a granel, que os alcance a todos.

Nancy dijo...

Ay Luisa, venir a tu blog es venir a llenarse el alma, a regocijar el espíritu. El título del post de hoy me sorprendió y alimentó mi curiosidad por las líneas para leer. Verdaderamente hermoso... un apapacho muy grande y fuerte. Gracias por regalarnos tu poesía.

MiLaGroS dijo...

Opino lo mismo ¡ Que bien escribes Luisa!. Con qué facilidad y delicadeza. Con qué belleza. Que suerte tengo de leerte. un beso. milagros

Alicia María Abatilli dijo...

Terrible falta la de los renacuajos, como la de nosotros cuando dejamos de soñar.
Un abrazo, Luisa.
Es excelente esta poesía.
Alicia

Ana Villalobos Carballo dijo...

Precioso poema, Luisa,pues yo que llevo poco tiempo escribiendo me he sentido muchas veces como un renacuajo sin charco. Imágenes bien conseguidas. Me ha gustado mucho leerte.


Un beso que te llegue al corazón

Ana

Antonio Castellón dijo...

Y no sólo el poeta, amiga Luisa, sino todos.
Se trata de encontrar la "fórmula" de la propia vida y muchos no lo consiguen, y mueren desnudos, desnutridos, en la inclusa de la calle y las obediencias.
Por encima de todo, hay que encontrar ese "charco", por mínimo que sea, para no enmudecer, para no morir de sed.
El poeta en su poesía, que sea buena o no tiene que ser suya, y los otros en sus diferentes ámbitos. El charco se hace con la lluvia, y si hay sequía, lloremos nosotros con los ojos, pero tiene que haber charco.

Un abrazo, Luisa, ¡y no trabajes tanto que te vas a hacer rica! (bueno..., jejeje).

Poseidón dijo...

Luisa,
- si!que bien lo escribes..
Esos renacuajos sin charco que lastima, ya no es como antes.

Nostalgia..
Besos vecina

Poetas Anónimos dijo...

Hola!!!los invito a participar de un nuevo espacio, seria un gusto que estén entre los usuarios y/o comentaristas,
intentamos crearlo en comunidad de escritores(POESIAS, CUENTOS, ETC).
la direccion es http://poetasanonimossa.blogspot.com
en la pagina esta como registrarte para poder publicar, espero su respuesta, muchas gracias.
El mail por cualquier duda es poetasanonimossa@ymail.com.

P.D:Si te gusto la idea pueden invitar a mas escritores a sumarse, Gracias nuevamente.


Poetas Anónimos

LA PALABRA INVISIBLE dijo...

Que gran poema y parece que lo hagas tan sencillamente fácil, maravilloso, es un placer siempre leerte Luisa, un abrazo.

FRANCISCO PINZÓN BEDOYA dijo...

"remotos lugares" para no secarse cuando el agua de las palabras rodean al renocuajo poeta, son los remansos de quien escribe y escribe y escribe

Un abrazo Luisa poeta

Walter Portilla dijo...

Pero es así, querida Luisa, que el poeta se hace. Es así, a solas y desvalido, que se tuerce en la vida para sobrevivir con sus palabras. Se alimenta de la soledad, de la tristeza.
Bryce Echenique soltó una vez, a boca jarro: la felicidad no produce buena literatura. Y tú qué dices querida Luisa, es cierto?
Muchos besos y abrazos, Luisa, enormes como el tiempo.

Georgia dijo...

por crudas y reales hermosas cada palabra, menos mal que no todas las madres reconocen la poesía en sus hijos...y algunos pueden disfrutar de unos tibios brazos y una canción de cuna

Un gran abrazo, con toda mi admiración por tu letra

Mónica Angelino dijo...

!Ay! Dios! cómo me gustó!!
Qué suerte que encontraste charco!

cristal00k dijo...

Tu sensibilidad me resulta siempre muy muy cercana. Preciosas siempre tus letras...
Un beso grande amiga Luisa

Santiago Redondo Vega dijo...

Soledad para siempre, la del poeta. Cuando nace, mientras vive y cuando muere. Las más de las veces la busca y las más de las veces la encuentra. Medita en soledad para entenderse en voz alta con el silencio.
Bello e íntimo.
Un abrazo.

media luna dijo...

Por un momento me he sentido como un renacuajo enmudecido en medio de este mar de palabras.
¡Qué caricia para la labor del poeta solitario!
¡Qué canto, qué nana!
Seguro tu poesía vivirá.
Un placer leerte.
Besos

LIRIO dijo...

Bello, bello y triste tu poema, Luisa.
Ya sabes que no soy escritora, pero sé disfrutar de lo que está bien escrito y, además, tiene un trasfondo tan grave, tan doloroso y serio.
Siento mucha fuerza en tus palabras.
Gracias.

JuanR Cuchhi dijo...

un oásis en estos desiertos...

gracias Luisa

besos alados