06 abril 2009

MAYO EN TORIL




Una extraña belleza revoca cada piedra de este pueblo sin calles que es todo plaza y parque.

El viento no deja de incordiar esta tarde de mayo y quisiera marcharse, pero vuelve, jugando al escondite con las horas.

Parece que el minúsculo pueblo está habitado, tan sólo, por pájaros que trinan bulliciosos entre el follaje de la hilera de árboles que remarca la plaza. El césped bien cuidado llenando los parterres, se deja salpicar por los colores de innumerables flores, y los setos se aprietan, recortados, perfilando los bordes.

De tarde en tarde un coche runrunea a lo lejos para dejar constancia de que dormita el pueblo. Del árbol que me acoge se desprenden las hojas, por algún remolino del viento que no quiere dejar paso al ávido verano, y dibujan figuras misteriosas de móviles fantasmas sobre los adoquines.

Nadie en la plaza, tan sólo la quietud envuelta en trinos.

Una palmera asoma por la tapia de adobes moviendo su ramaje y me saluda mecida por el viento. A su lado un caserón vacío resiste al tiempo; su chimenea tiene porte de damisela coronada que orgullosa planta cara a los vientos y un San Isidro de cerámica adorna la puerta de la casa en la que es único habitante. En su tejado anidan gorriones y vencejos que vuelan vivarachos mientras un cuco suena en la distancia.

Frente a la fuente de diseño moderno y pizarra pulida: el bar. Allí huele a café, a botellín fresquito de cerveza y a nicotina añeja mientras la tabernera trajina en los fogones.

Una ermita encalada funciona como iglesia y a su lado, rodeada de verde y de esperanza, se restaura la iglesia verdadera que no aguantó el envite de los años ni el de los vivarachos pájaros en el tejado.

Un poco más allá los juegos infantiles reposan y en la cancha vacía se añoran los gritos y jaleos de los hinchas.

Todo está muy cuidado y solitario, como pidiendo a gritos que los niños terminen ya la escuela.



L. Arellano

****

Toril (Cáceres), no es un pueblo a la usanza. Está enclavado dentro del Parque Nacional de Monfragüe, rodeado de inmensos Alcornocales y de una paz y tranquilidad envidiables.

Esta vez, os dejo para mi ausencia estas pequeñas pinceladas de una tarde en el mes de mayo del año pasado. Las fotos las tomé esa misma tarde, no dicen mucho, pero siempre os quedará venir a visitarlo :)







Éste es un alcornoque centenario en Toril que ha sido declarado Árbol Singular de Extremadura, su tronco tiene 8 metros de diámetro.Más información en http://www.fotonatura.org/galerias/fotos/206899/ que es de donde he tomado esta foto.

25 comentarios:

conxa dijo...

Frente a la fuente de diseño moderno y pizarra pulida: el bar. Allí huele a café, a botellín fresquito de cerveza y a nicotina añeja mientras la tabernera trajina en los fogones.

(falta añadir y conxa no andaría muy lejos.....jejejejje)

Un besazo.

conxa dijo...

Por cierto, me ha encantado tu descripción del lugar.

El Infalible dijo...

muy bien descripto. hermosas fotografias..
saludos

Abi E. dijo...

Hay Monfragüe, que gratos recuerdos tengo de ese Parque Natural, donde he visto las únicas cigüeñas negras y los únicos buitres negros en toda mi vida. He estado un par de veces y cada una de ellas una semana, la última hace unos tres años, pero de Toril, nada de nada.
Nadie nos dijo que existia, ni nos hablaron de ese alcornoque centenario, que no me habria perdido por nada del mundo.
Tienes que venir tú, para que me vuelva a picar el gusanillo y tener que volver a Monfragüe, lo cual es un placer.
Un beso

MiLaGroS dijo...

Saludos Luisa. Parece bonito el pueblo. En otro momento entraré a leer despacio. Ahora estoy cansada ya. Un abrazo. milagros

manolotel dijo...

¡Que belleza! ¡Que nostalgia!

He leido que vas a trabajar lejos de casa, supongo que será provisionalmente ¿no?. Ve con cuidado que en estas fechas hay mucha gente en la carretera..

Un beso enorme, amiga.

LIRIO dijo...

Luisa:

Es tan precisa y amena tu descripción del lugar, qie logré sentirme allí mismo... a punto de pedir mi café en ese bar.
Gracias por llevarme de paseo con tus palabras peregrinas a un rincón de Extremadura.

Gracias, un beso

ybris dijo...

Con tan bella descripción y tan evocadoras fotos ya me han entrado ganas de visitar esos parajes.

Gracias y besos.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Pues la verdad es que invita, vaya si invita! descansa mucho y empápate de toda la tranquilidad que puedas hija... que eso es un verdadero lujo...

Besos
Marian

Mónica Angelino dijo...

Un instante, una fotografía, un agua fuerte, para quedarse suspendida en el lugar,un encuentro de verdes.

Me gustó!

Un abrazo

Antonio del Camino dijo...

No cabe duda de que, muchas veces, lo más próximo es lo que está a mayor distancia. Como quien dice, Toril lo tengo a tiro de piedra, y, aun habiendo visitado Monfragüe,no he llegado a conocerlo. Tomo buena nota de esta sugerencia viajera para un fin de semana de éstos, ahora que la primavera es redonda y luce en todo su esplendor.

Tu manera de "venderlo", por supuesto, un disfrute.

Un abrazo,

Antonio

media luna dijo...

Creo que Toril estará ya para siempre ligado a esa plaza envuelta en trinos que espera la salida de los niños en la escuela. De esas calles donde el silencio se mezlca con el viento y con los pájaros y con la soledad de los sonidos.
Un placer y un deleite leerte desde mi viaje.

Walter Portilla dijo...

No dicen mucho, dices, uqerida Luis. Es una belleza, el pueblo y tu escrito, ambos. Se respira el ambiente, la tranquilidad, la paz. Se parece mucho a un lugar en Perú, llamado Molino de Sabandía. No está tan cuidad como Toril, pero ahí va.
Siempre es un placer pasearme por tu poesía, tu prosa, tus chistes y tus arranques de nostalgia también querida Luisa.
Un besote y un abrazote, todo terminado en ote (o sea, grandote).

Walter Portilla dijo...

Luisa, disculpa los errores de tipeo en el comentario anterior, el teclado a veces me hace malas jugadas.
Otro besote.

Argos dijo...

Gostei do passeio,obrigado!

Abraço

María (lady) dijo...

Luisa,
Dan ganas de trasladarse ahora mismo a ese paraiso -tengo que ir-. ¿Ves lo que has hecho????

Abrazos!

Laura Gómez Recas dijo...

Sé bien de tu amor por la tierra, por la tuya y eso te honra, Luisa. Apunto nombre y ubicación para mi próxima incursión a la Extema-dura. No quiero irme sin tocar el tronco de ese alcornoque, es una maravilla.
Besos.
Laura

Rocío dijo...

Tierra preciosa y hermosa tu descripción.

Cordial saludo.

Rocío

JuanR Cuchhi dijo...

que maravilloso sitio...

perfecta la anatomía geográfica Luisa.

besos volados

Luisa Arellano dijo...

Me complace que os haya llegado un poquito de la belleza y la paz que existe en Toril.

Algunos estáis cerquita, como Antonio, o relativamente cerquita (el coche lo puede todo) ¿verdad Abi? Si teneís pensado dar una vueltecita por Extremadura y más concretamente por el Parque Nacional de Monfragüe, tened en cuenta que hay rinconcitos preciosos en los que merece la pena detenerse aunque sólo sea un instante.

Ni que decir tiene que sería imperdonable no parar a decirme hola y que nos demos un abrazo de los de verdad :)

G€racias a todos por vuestra compañía.

Besos

ALKAID dijo...

no puedo esta vez pasar de puntillas por tu blog, mi querida Luisa, sin dejar constancia de todo lo que relatas con tu sabia mano.....efectivamente monfragüe es algo especial, no en vano quise que fuera el primer artículo que abriera la sección de Medio Ambiente de ALKAID REVISTA..tiene la magia de las cortadas y la biografía añeja del tiempo en esas raíces retorcidas del árbol centenario.............y, claro, la sensibilidad de todos sus paisanos

un besazo desde la meseta.......Pilar

MarianGardi dijo...

Luisa, ¿es aqui en este pueblo donde vives?
Me encanta el aire tan limpio que se respura y el silencio de est aplaza.
Besos amiga

Luisa Arellano dijo...

Te respondo, Marian, y de paso os aclaro a todos, que a Toril no me une ningún lazo especial, salvo el cariño que le tengo a mi tierra y lo que me gusta admirar la belleza de todos los lugares. Además de que disfruto muchísimo en los sitios que están fuera de las rutas turísticas, esos rincones desconocidos a los que la mayoría de las veces se llega por pura casualidad y que me gusta dejarme invadir por la esencia de los lugares y su aura.

Toril está a pocos kms de mi casa y se accede a él magníficamente por dos autovías, la A-5 y la ExA-1, luego se toma el desvío correspondiente y se hace un kilómetro y medio aproximadamente de carretera en buen estado, rodeados de encinas y alcornoques hasta desembocar en este pueblo diminuto de ciento y pocos habitantes, repartidos en las fincas limítrofes que son sus pedanías. De ahí que el pueblo sea´"sólo plaza y parque".

Mi hijo, por las tardes, da clases de informática a los niños (poquitos) de allí, muchas veces le acompaño y en esas dos horas que él da sus clases, yo me siento en un banco del parque a leer o a escribir en la más completa tranquilidad que podáis imaginar.

Para los curiosos que queráis saber más cosas, os pongo este enlace, de una página Web de Toril.

http://www.nuevoportal.com/andando/pueblos/extrema/caceres/toril.html#muni

Entre poema y poema, os iré dejando más cosas de los pueblos del entorno, sus costumbres y fiestas.

Y como no, también lo haré del pueblo donde nací... pero ese es tan bonito y tiene tantas bellezas secretas que lo quiero preparar muy bien :)... ya lo conoceréis. ;)

cristal00k dijo...

Dan ganas de irse "pallá" ¡ya mismo! ¡que lo disfrutes querida Luisa!
Besos

Luistlatoani dijo...

Que árbol tan hermoso