08 mayo 2010

MIGAS EXTREMEÑAS



Piquemos a taquitos, con paciencia
el pan del día anterior, a ser posible
usemos el pan: “pan” o es imposible
conseguir de las migas ni apariencia.

Con aceite de oliva freiremos
unos pimientos verdes -reservamos-
y tacos de tocino que apartamos.
El aceite a razón reduciremos.

Rehogar dos dientes de ajo suculentos,
pimentón, agua y sal con fundamento,
dejar hervir el caldo con recato,

verter el pan, mover sin miramientos
añadir los torreznos y pimientos,
apagar el fogón… y ya está el plato.


Mas si quieres lograr el estrellato:
Pimientos secos fritos y chorizo
aumentan de las migas el hechizo.



Luisa Arellano
Safe Creative #1102088452746
Este "cocineto" tiene ya unos cuantos años. Está dedicado especialmente a Antonio del Camino y a todos los amigos de entonces que conocen bien qué es un cocineto ;)

27 comentarios:

Antonio del Camino dijo...

Pues, Luisa, gracias por la dedicatoria; y sean bienvenidas esas migas con su frito de pimientos secos y su chorizo, que, sin duda, las realzan hasta más allá de la trascendencia culinaria. En el caso del soneto, esto (los pimientos fritos, el chorizo) es lo que se llama un estrambote bien aprovechado. (guiño cómplice)

No está mal pensado eso de rescatar "cocinetos". A ver si nos animamos, de aquí y de allá, y ponemos de nuevo en marcha el chiringuito.

Un abrazo.

Abi E. dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmm que rico, rico y con fundamento.

Hola Luisa, que buen cocimento te has marcado y que buenas que estan las migas. Nunca habia leido una receta en poesia y te digo que me ha gustado mucho.

Si es que eres una artitaza.

Besos
el lio de Abi

Esmeralda Martí dijo...

Genial ese plato de migas extremeñas, aderezado con tus palabras expertas. Ha sido un placer y una sorpresa.
Un abrazo

Luisa Arellano dijo...

Rebuscando en mis archivos, di con este "cocineto" que hice en aquellos tiempos nuestros de poesia.com, gracias a tu invento cocineteril Lo cierto es que me trajo unos recuerdo buenísimos y divertidos. Yo conseguí hacer sólo éste... ¡rediós! es muy difícil meter una receta de cocina en un soneto... y el que no se lo crea, que lo pruebe ;)

Y si, deberiamos animarnos y abrir el chiringuito de nuevo.

Un abrazo.

Luisa Arellano dijo...

Me alegra que te haya gustado el "Cocineto" Abi.

Estos sonetos con recetas de cocina, son un invento de nuestro amigo Antonio del Camino, que allá por el año 2001 ya publicó un libro titulado precisamente "Cocinetos" con sonetos de esta guisa.

Habíamos coincidido en un foro de poesía y allí los practicábamos... yo que era entonces mucho más aprendiza de lo que soy ahora, fui capaz de escribir éste de las Migas Extremeñas (que he retocado un poquito después) y que me costó más de un suspiro jejejeje.

Un abrazo.

Luisa Arellano dijo...

Me alegro por haberte recordado el sabor, color y olor de uno de los platos más típicos de Extremadura, y es que unas migas bien hechas son ¡¡ummmmmmmmmmmmmm!!!... nada... hay que probarlas ;)

Besos.

Laura Caro dijo...

¡ Es genial lo de los cocinetos! Me ha encantado incorporar esta palabra nueva a mi vocabulario.
Un abrazo.

Terly dijo...

Las migas extremeñas hechas soneto... y con estrambote de propina... ¡qué maravilla!...
He disfrutado de algunas vacaciones en el Puerto de Tornavacas y siempre pedía para el desayuno unos magníficos huevos fritos con migas extremeñas, amen del café con leche en taza grande que lo saturaba de migas hasta que la cuchara se quedase tiesa. ¡Qué recuerdos!
Un beso, paisana.

RAFAEL LIZARAZO dijo...

Hola, Luisa:

Festejamos hoy, aquí en Colombia, el día de las Madres. Quisiera por lo tanto desearte con cariño... un ¡FELIZ DÍA!

Abrazos.

Antonio del Camino dijo...

Luisa, me permito puntualizar algo respecto a los cocinetos. No fui yo el primero en lanzar uno, sino el amigo Angastaco (a quien, por cierto, le debo carta: al César lo que es del César). Si no recuerdo mal, el cocineto se refería a los "champiñones a la segoviana", que llevaba la siguiente dedicatoria: "De Cándido, Mesonero Mayor, a Antonio del Camino, que por Segovia anduvo." También puede ser que no llevase ninguna dedicatoria, y ésta la incorporara el autor meses después, cuando me envió un libro, "Una mesa es un camino", en el que su primera parte estaba dedicada a los "Cocinetos". Es cierto que, a partir de esos champiñones, yo fui uno de los primeros en lanzarme al ruedo, aunque, como recordarás, no fui el único, pues la "cita" resultó divertida y muchas las recetas que fueron surgiendo de aquí y de allá.

Un abrazo.

azpeitia dijo...

Unos cuantos Post atrás del último, tengo también una Oda a la tortilla de patatas española, así hemos coincidido en los gustos culinarios y su aplicación poética...un abrazo muy grande de azpeitia

MiLaGroS dijo...

Bueno espero que sean tan buenas como las aragonesas jajajajjaja

No se yo. Muchos besos

Rayuela dijo...

Te aplaudo feliz!
qué maravilla, Luisa!
Una receta de cocina hecha poema,como corresponde a la buena cocina, a la íntima cocina, a la cálida cocina.


Mil besos*
(y me copié la receta, por supuesto)

anabel dijo...

Mi madre, que es de Jaén, las hace de maravilla. ¡Cuantos recuerdos!

Un abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

Rico, como tus palabras y todo lo que dejas.
Abrazos.
Alicia

Luisa Arellano dijo...

Bien, Laura, ya sabes que existen los cocinetos (receta de cocina en un soneto) y por si lo ignoras y quieres anotarlo también exiten los chisnetos que son chistes o cuentos populares también en un soneto.

Si es que estos amigos míos eran todos muuuuuuy listos jejeje.

Besos

Luisa Arellano dijo...

Terly, si es que tienes que venirte para Extremadura y dejarte de tanta Venecia jejejeje... allí no tienen migasssss.

Un beso muy grande y que lo pases fenomenal en tus vacaciones.

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Mil gracias, Rafael, por esa felicitación en el día de la madre en Colombia.

Un abrazo muy grande, mi buen amigo.

Luisa Arellano dijo...

Pues, Antonio, yo te había adjudicado a ti el invento. Nada, nada, si es de Angastaco, pues como bien dices, al Cesar lo que es del Cesar... miedo me da comprobar que me empieza a fallar la memoria ¡podiós!.

Reparada la autoría, sólo me queda darte las gracias de nuevo y seguir recordando con muchísimo cariño aquella época tan feliz.

Luisa Arellano dijo...

Azpeitia, ya vi en su día tu "Oda Prosaico Poética a la Tortilla de Patatas Española" lo que ocurre es que no pude comentarte en aquel momento, ya sabes de mis "penurias de tiempo" ahora.

Me encantó, es más es que te imaginaba recitándola y me encantaba :)

Sé que eres amigo de retos y que te gusta hacer experimientos con los sonetos. Por tanto, te reto a que nos deleites con un cocineto, que estoy segura te saldrá a las mil maravillas.

Un beso.

Poseidón dijo...

Hola Luisa

recuerdo cuando estaba en mi pueblo haber comido migas riquisimas..

Ultimamente las he vuelto a comer en NAVARRA (Ujue y en Ochogavia)

Gracias por esas palabras expertas que saben decir tan bellas cosas.

Besos paisana

GEORGIA dijo...

que ricooooo, este poema literalmente me hizo la boca aguas...


salud y buen provecho querida

Pilole dijo...

¡menudo hechizo tienen esas migas! ¡quien las pillara..Un beso

Jesús Arroyo dijo...

¿Puedo poner el vino?

LIGEIA dijo...

Pero que mala eres, poema culinario a estas horas... qué buenas esas migas, hace tiempo que no las como, ni las otras con hígado y granos de uva (que ahora no recuerdo de donde son).

Un abrazo y sigue así de creativa.

Javier Díaz Gil dijo...

Pero Luisa, si excelente es el soneto mejor es el plato de migas. Con lo que a mí me gustan! Un beso, amiga!

silvia zappia dijo...

pero claro! aquella Rayuela ya se la había anotado! pero a esta Silvia le llamaron la atención los huevos fritos de la foto de facebook.
poema listo.
yeah!*