28 octubre 2011

CAMBALACHE


Imagen tomada de http://joseluisavilaherrera.blogspot.com/

Igual que un perro se sacude el agua,
se sacudió la espera.

Caminó vestida de naranja,
se fue sin equipaje
a cabalgar tiovivos.


Luisa Arellano

Safe Creative #1110280394832

27 comentarios:

carmeloti dijo...

Me gusto mucho, que se fuera a montarse en tiovivos... no hay que esperar a nadie, ni pararse, solo andar despacio, para encontrar el camino adecuado.

Abilio dijo...

Hola Luisa, cuando uno sale sin equipaje, siempre queda la duda de si volverá o no.
A veces los tiovivos cabalgan muy lejos.

Besitos

María Socorro Luis dijo...

Qué belleza!

Como una pincelada de lucecitas y colores.

Besosybesos.

Javier F. Noya dijo...

Lo mejor que pudo hacer. Besos.

Carlos Serra Ramos dijo...

Cinco versos que me parecen cinco dagas buscando el corazón, repudio, queja y dolor contra la vida, contra la muerte, contra la sentencia cruel de envejecer, de morir y de ser nada.

No sé si me equivoco pero siento que estos versos son como un ecupitajo al trance último de la vida.

Mi beso con mi cariño y aflicción.
.....................Carlos

LIRIO dijo...

Qué saludable decisión tomó tu protagonista: el que espera desespera, y no todos tenemos espíritu de Penélope.
Saludos desde México

Rayuela dijo...

y yo, tras ella*

LIGEIA dijo...

Hola Luisa, ¿cómo estás?. Veo que sigues creativa, y esto es muy bueno.

Qué hermoso poema.. como todos los tuyos. Un placer leerte de nuevo.

Un abrazo.

Flavia Serena dijo...

Querida Luisa, tus letras cautivan, me alegra leer la belleza y sobriedad de tu poesía. Todo un gusto pasar por tu web y disfrutar tu poesía, igual te dejo un gran saludo.

Abrazos y besos de tu amiga

Marisela

Terly dijo...

Llega elmomento en que hay que dejar los caminos recorridos y cabalgar otros aún sin recorrer y para los que de nada te sirve el equipaje, feliz quien lo hace a lomos de tiovivos.
Un beso.

carmen jiménez dijo...

Así mismo. Llena, plena de espera, se la sacude por fin como un perro se sacude el agua. Maravillosos versos Luisa. Y qué mejor que ese color lleno de vida para comenzar de nuevo.
Felicidades por tu poesía.
Un beso. Hoy estuve de paseo por los blogs amigos.

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Hola, Luisa:

Me uno al paseo y me voy con ella.

Abrazos.

FERNANDO DI FILIPPO - HABÍA UNA VEZ dijo...

Te felicito.
Hay mucho para leer en tu blog.
Me pusecomo seguidor para encontrate más rápido, claro estoy tonto como es de costumbre, si no te pones en al mio como seguidora, como te encuentro ????
Nunca se me va a pasar la tontera.
Te espero

Luisa Arellano dijo...

Coincido contigo, carmeloti, y es un placer que hayas visitado mi "casa"

Bienvenida, un abrazo.

Luisa Arellano dijo...

Si, Abi, hay ocasiones en las que lo mejor es salir... y doble, si... los tiovivos cabalgan y cabalgan y cabalgan :)

Gracias, mi amigo viajero.

Luisa Arellano dijo...

Así, quiero ir llegando, Soco, en pequeñas pinceladas, con pequeños pasos...

Un beso enorme, poeta.

Luisa Arellano dijo...

Mil gracias, Javier.

Decisiones necesarias :)

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Mi querido amigo, Carlos, me haces reflexionar con tu exposición, bueno, tú eres sabio y siempre me haces reflexionar :)

No hice este poema triste, es cierto que nace de la tristeza, del cansancio, de la apatía, pero... yo lo pensé pasito de esperanza y grito a lo que se queda atrás y que no complace.

Lo curioso es algo que hemos comprobado tú y yo muchas veces en nuestro caminar poético y es la ambivalencia del lenguaje poético, es ese escaparse el poema de las manos de su creador para tomar otra vida totalmente distinta por medio de las vivencias y sientimientos del lector. Y vale, y es correcto su mensaje.

El lector acoje y acuna el poema, lo hace suyo y deja que le cubra... ¿qué más puede pedir quien lo escribió? :)

Un beso muy grande, príncipe.

Luisa Arellano dijo...

No, Liz, no todos tenemos ese espíritu... o quizá sí y lo que ocurra sean los matices de la espera... ¡quién lo sabe!

Me alegra muchísimo que hayas vuelto.

Luisa Arellano dijo...

Rayu, serás una compañera de viaje impagable.

Besos, mi amiga preciosa.

Luisa Arellano dijo...

Matilde, cuánto tiempo!. Me alegra este reencuentro y más cuando las dos nos perdemos continuamente.

Yo no te olvido a pesar de los parones y siempre te echo de menos.

Un abrazo.

Luisa Arellano dijo...

Marisela, corazón ¡qué bien que hayas venido! :)

Tengo que escribirte... a ver si encuentro el ratito.

Muchos besos.

Luisa Arellano dijo...

Paisano... caminar adelante siempre es positivo, y a lomos de tiovivos pues... mejor aún :)

Besazos de estos de nuestra tierra... gordos y apretaos :)

Luisa Arellano dijo...

Carmen... de vez en cuando veo por donde andas y lo que haces. Es verdad que mucho menos de lo que quisiera, pero sigo vuestros pasos todo lo que me es posible.

Gracias amiga, me encataría que pudiésemos abrazarnos de nuevo.

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Rafael, sabes que tu compañía es siempre un regalo para mí.

Me gustan estas "reconoxiones" que tenemos :)

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Fernando, un millón de gracias por tu simpatía y cordialidad, que siempre te agradecería, pero que ahora en estos momentos míos tan bajos, te agradezco muchísimo más.

Veamos, como te has hecho seguidor de mi blog, puedes seguirme desde tu perfil ya que allí te saldremos todos a los que sigues, pero... yo no tengo ningún inconveniente en hacerme seguidora del tuyo, por lo tanto allá que iré :)

Falto bastante de los blog y ahora no tengo una permanencia habitual, pero es un honor tenerte de amigo.

Bienvenido a mi pequeña casita. Abrazos

ANTIQVA dijo...

Ay, amiga, lo que saben los perros...

Siempre enseñando a los humanos.

Un abrazo, amiga