17 octubre 2011

LLANTO


Dejadme llorar
romperme de una vez
y caminar de nuevo
descalza por las horas cristales
que a mí me pertenecen...
dejad que me desarme
por si puedo encajar en mí
este puzzle
o arrojar sin clemencia
los sobrantes
a los días hambrientos de leyendas.
Llorar,
llorar todas las hojas
y todas las montañas,
llorar todas las letras
que componen tu nombre… madre.

Luisa Arellano

(A mi madre in memorian 14-10-2011)

32 comentarios:

Idella Esteve dijo...

Precioso y sentido poema, Luisa.
Me llegó y mucho.

Un cálido saludo.

Idella

Luisa Arellano dijo...

Gracias Idella, me complace haberte reencontrado. Ahora paso malos momentos, pero sigo en la brecha.

Gracias de corazón.

cristal00k dijo...

Un beso, Luisa. Uno fuerte. Y grande.

María Socorro Luis dijo...

Querida Luisa.

Siento hondo tu llanto y esas horas cristales que te oprimen.

Te dejo un abrazo fuerte.

Antonio del Camino dijo...

Luisa, un fuerte abrazo en el dolor. Sobran más palabras.

Luisa Arellano dijo...

También para ti, mi querida amiga Cristal, por el dolor compartido.

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Gracias por ese gran apoyo y comprensión, Socorro. Mil besos y abrazos.

Luisa Arellano dijo...

Siempre estás, Antonio y eso es muchísimo para mi. Siempre gracias mi amigo.

Francisco Javier dijo...

El lloro tan sensible de nuestros días, un texto sufrido y muy bien escrito, saludos.

Abilio dijo...

Hola Luisa, desde la distancia te envío un beso muy cariñoso.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Luisa... tú sabes hasta dónde me ha llegado este poema...

Mil besos

Marian

Javier F. Noya dijo...

Lo lamento mucho. Bello homenaje. Besos.

Elsa Tenca-Mariani dijo...

Luisa:estoy contigo desde la distancia y te envío un fuerte abrazo.
Afectos:Elsa.

Tempero dijo...

Las horas cristales es el tiempo que nos queda siempre para el silencio. A veces los cristales están enteros, otras, demasiado rotos.

No es fácil llorar poéticamente sobre una pérdida. Tu poema se aferra bien.

Carlos Serra Ramos dijo...

Mi querida Luisa, se quiebra el corazón con esos versos, ya es bien verdad que para el poeta no hay mayor inspiración que el propio dolor. Una mujer como tú tan fuerte y positiva, hoy te veo derrumbada, pese a que lo entiendas y lo entendamos todos cuando llega el único consuelo es llorar y siento no tener mi hombro cerca para tu desahogo.

Mi beso y pensamiento va a tu encuentro.
......................Carlos

Rayuela dijo...

un abrazo, Luisa; muy fuerte, muy cálido.

MarianGardi dijo...

Luisa un abrazo en tu dolor y sentimiento.

Poseidón dijo...

Hola paisana,

lo siento mucho, se lo que es!
Yo tb perdi a mi madre en 2007.

PIENSA SIEMPRE TODO LO QUE PUEDAS EN LO BONITO QUE VIVISTES CON TU MADRE.

Un beso desde FRANCIA

Luisa Arellano dijo...

Francisco Javier, estos versos brotaron sin pretensión de ser versos al uso, nacieron del dolor enorme por la muerte de mi madre y por tanto para el dolor sin más. supongo que es mi grito de impotencia por haber perdido a mis padres en el corta plazo de 8 meses.

Te agradezco que hayas venido a compartir conmigo.

Abrazo enorme.

Luisa Arellano dijo...

Gracias Abi, gracias por acompañarme.

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Mi querida Marian... sobra cualquier cosa que pueda responderte, porque si antes te entendía, ahora vivo en mí ese dolor inmenso.

Muchos besos, princesa.

Luisa Arellano dijo...

Javier, gracias de corazón. Besos.

Laura Caro dijo...

Me conmovió tu llanto.
Llora, sí.
Llora y deja salir tu dolor fuera, grítalo...
Y cuando necesites cualquier cosa, cuenta conmigo.

Un abrazo ENORME, Luisa.

Luisa Arellano dijo...

Elsa, gracias por venir y por esas palabras dulces que tanto te agradezco en estos momentos.

Besos.

Luisa Arellano dijo...

Manuel-Tempero, esa charleta sobre las escobas de baleo y otras especies me vino muy bien. Un paso más hacia la normalidad que por mucho que duela tendrá que llegar.

Gracias, amigo, espero poder seguir leyendote.

Abrazo grande.

Luisa Arellano dijo...

Carlos, mi querido amigo Carlos, tú que siempre me has empujado a seguir luchando, a seguir en general y con fuerzas sacadas de flaquezas, llegas para animarme y empujarme una vez más. Sabes bien lo mal que lo estoy pasando, lo duro que ha sido para mí este último año y medio en el que mi vida dió un giro enorme y que quizá haya finalizado su caída libre el pasado 14... necesito un poquito de tiempo para asumir tantas cosas dolorosas, y para ello no hay nada mejor que vuestro cariño y el calor de los amigos nuevos y por supuesto los de tantos y tantos años... no te olvido yo tampoco a ti. Muchos besos, corazón.

LIRIO dijo...

Hola, Luisa.

He estado desconectada de las Redes por un tiempo, y por ello había perdido el "caminito" hasta tu blog.
Ahora que vuelvo, me encuentro con una nota triste que compartes. Me apena hondamente el momento que atraviesas, amiga. Pero quiero decirte que esa fuerza poética tuya sigue presente, incólume, sin importar el tono de tus letras.
Ye mando un gran abrazo, y mi gratitud a la vida por contarte en mi constelación cibernética.

Luisa Arellano dijo...

Lo recibo y te siento amiga Silvia. Miles de gracias.

Luisa Arellano dijo...

También a ti, Marian, por tu calidez. Besos.

Luisa Arellano dijo...

Gracias mi amigo y paisano Poseidón. Perdista también a tu madre y comprendes por tanto lo que se siente.

Yo ya no tengo a ninguno de los dos, se me han ido con sólo ocho meses de diferencia y siento un vacío tremendo.
Duele ser huérfana aunque una sea ya una persona de edad. Siempre duele.

Besos hasta París.

Luisa Arellano dijo...

Laura, cuánto bien me hacen tus palabras. Estoy deseando que un día nos podamos conocer en persona. A ver si es posible y te doy un abrazo enorme.

Besos.

Luisa Arellano dijo...

¡Ay, Liz! llegas en un momento de mucha pena que deberé ir asumiendo poco a poco.

También he estado lejos de la Red y tampoco te he olvidado, mi amiga. Me alegra este reencuentro.

Espero que recuperemos la normalidad en nuestras vidas pronto.

Besos.