30 octubre 2016

DE MEMORIA Y MENCIÓN




Estábamos allí
y bajamos por la senda perversa
que nos llevaba, fijo,
hacia ninguna parte

bebimos y aplacamos la sed
aquella sed eterna
de los deshilachados

Acabamos al filo
huyendo del mañana y su inquietud
y de la noche y sus oscuridades,
soñando solo ser
una palabra, un verso,
un poema de amor
i
 n
  c
   o
    m
     p
      r
     e 
    n 
   d
  i
 d
o


L. Arellano

30/10/16

3 comentarios:

RECOMENZAR dijo...

Me gusta como escribes Los giros de tus letras
Me gusta haberte descubierto
Un abrazo

Luisa Arellano dijo...

Muchas gracias, por leer y por decírmelo. Un abrazo de bienvenida.

María Socorro Luis dijo...


Precioso: Como una bandera al viento

Con besos